• Autor Daniel Fernández

El primer mes de Testigo de mi muerte... un mes de aprendizaje

El 07 de agosto del 2020 salió al mundo mi nuevo libro Testigo de mi muerte. Es un día muy emocionante que puede generar un poco de ansiedad en muchos autores. Nuestra obra queda desprotegida ante la opinión pública y debemos confiar en que el trabajo de años ha resultado en una historia con calidad suficiente para no ser asesinada por la crítica.

A un mes (y unos días) de este día tan increíble, quiero compartirles que ha sido uno de los mejores meses de mi vida. Testigo de mi muerte ha encontrado su camino hacia más de 140 lectores en todo el mundo y sigue creciendo con cada día que pasa. He recibido mucho apoyo, mucho cariño, mucho aliento, y mucha emoción por las personas maravillosas que han dedicado de su tiempo a leer esta nueva creación.

Algo que he aprendido durante este mes, es lo valioso que es haber publicado Tale of Two Brothers. Todos los errores, fracasos o decisiones dudosas que tomé con mi primer libro me han hecho el autor que soy hoy. Las campañas publicitarias son diseñadas con bisturí, la pauta en redes mejor dirigida, las actividades con lectores y bookstagrammers más estratégicas y emocionantes, y las alianzas mucho más numerosas.

Lo que quiero decir es que aprendamos a valorar todo lo que hacemos no sólo por el tiempo, esfuerzo y dedicación que representa cuándo lo hacemos, sino por el aprendizaje que conlleva y los beneficios que nos traerá a futuro. Testigo de mi muerte no hubiese tenido este éxito (éxito para mí es desde el momento en que se publica, pero esta creación ha alcanzado más que eso), sin su hermano Tale of Two Brothers.

Por último, y el mayor aprendizaje que he tenido, es que todo esto existe debido a ustedes, mis lectores y lectoras. En este mes me han demostrado apoyo incondicional, me han guiado cuando he tenido dudas, y me han motivado cuando no logro encontrar la forma de seguir. ¡Todo lo que hago es por ustedes!




6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
© 2021 by Daniel Fernández Masís.